Menú Atrás Adelante Índice

 

Los eventos clínicos paroxísticos caracterizados sólo por cambios de la función autonómica se denominan eventos paroxísticos autonómicos. Los eventos clínicos paroxísticos caracterizados sólo por cambios de la conducta se denominan eventos paroxísticos conductuales. Los eventos clínicos paroxísticos caracterizados por cambios de la función autonómica y de la conducta se denominan eventos paroxísticos autonómicos/conductuales. Los eventos paroxísticos autonómicos/conductuales se caracterizan por episodios de mirada fija, despertar súbito, signos de rubor y palidez, cambios de la frecuencia cardíaca y alteraciones de la presión arterial e intracraneal. Estos eventos son muy raros.
Los eventos clínicos paroxísticos caracterizados sólo por cambios de la frecuencia respiratoria, excluida la apnea, se denominan eventos paroxísticos respiratorios. Los eventos paroxísticos respiratorios se reconocen por episodios de taquipnea o bradipnea. La apnea se define como una pausa respiratoria con consecuencias patológicas; o con una duración mayor de 15 segundos en un neonato a término o mayor de 20 segundos en un prematuro. La apnea puede acompañarse de modificaciones de la actividad motora, de la función del sistema autónomo o de la conducta.
El término crisis epiléptica define cualquier evento clínico paroxístico en el cual se sospeche o se haya comprobado su relación con una crisis electroencefalográfica registrada con electrodos colocados en el cuero cabelludo o su asociación con un aumento focal en los hemisferios cerebrales de la captación de isótopo en las imágenes de la tomografía cerebral con emisión de un solo fotón. Esta denominación no es la apropiada para aquellos eventos clínicos paroxísticos en los que el electroencefalograma no muestre una concomitancia con la crisis electroencefalográfica ni un aumento de captación del isótopo en los hemisferios cerebrales en la tomografía cerebral con emisión de un solo fotón.
El término crisis epiléptica electroencefalográfica define a cualquier patrón electroencefalográfico considerado como el resultado de despolarización patológica, masiva y repetitiva de las neuronas de la corteza cerebral. Las características de los patrones electroencefalográficos asociados a crisis epilépticas electroencefalográficas son el estar constituido por ondas rítmicas; ocupar un campo eléctrico definido, tener un inicio preciso, un período de actividad sostenida y un final claro; y carecer de características de actividad fisiológica o de artefacto (presione el botón sobre la pantalla).

La mayoría de las crisis epilépticas se originan de la corteza cerebral pero algunos se originan en la corteza cerebelosa. El término de crisis epilépticas cerebelosas se refiere a cualquier evento paroxismal clínico en el cual se crea o este demostrado ser debido a la despolarización de neuronal de carácter patológico, masivo, y repetitivo en la corteza del cerebelo. Las crisis epilépticas cerebelosas son caracterizadas por espasmos hemifacial, (presione el botón sobre la pantalla), desviación de la cabeza y los ojos, nistagmus y trastorno autonómicos; sin cambios conductuales. Las crisis epilépticas cerebelosas ocurren recién nacidos con los tumores del cerebelo.


Los espasmos faciales debidos a crisis epilépticas cerebelosas pueden ser muy sutiles. Los espasmos faciales pueden estar asociados a contracciones del brazo ipsilateral (presione el botón sobre la pantalla).

El paciente en los dos últimos clips tenía esclerosis tuberosa y un astrocitoma subependimal de células gigantes (Figura 2.1).

A
B

Figura 2.1.RM del cerebro con contraste demostrando un tumor de fosa posterior grande y dilatación del tercer ventrículo. [B] Tinción con hematoxilina-eosina del tejido tumoral demostrando células de gran tamaño con citoplasma eosinofilico finamente granular o espumoso con núcleos de localización excéntrica y con nucleolos bien demarcado. Estos hallazgos son característicos de un astrocitoma subependimal de células gigantes.

 

Menú Atrás Adelante Índice
Kellaway, 1987 Harvey, 96